¿De dónde sale San Valentín?

amorSe acerca el 14 de febrero y con él opiniones para todos los gustos. Cierto es que San Valentín  es para nosotros una festividad relativamente reciente que sentimos como importada de Estados Unidos como un invento más de los centros comerciales como la semana fantástica para estimular el gasto y hacer caja.

Es muy fácil sentirse manipulado, sentir la presión de hacer de un día cualquiera el día más romántico y sentimental del año de cara a que a tu pareja no le quepa la menor duda de la estupenda salud de la que goza vuestra relación. También es natural resistirse como gato panza arriba y gritar a los cuatro vientos que ya celebraras tu amor otro día, mientras que en el fondo sabes que las probabilidades y la experiencia no apoyan tu argumento.

Lo cierto es  San Valentín ya se celebraba en tiempos de la antigua Roma. El emperador Claudio II, allá por el siglo III D.C. , prohibió el matrimonio entre jóvenes ya que, a su juicio, los hombres solteros y sin ataduras eran mejores soldados que aquellos que tenían cargas familiares. Valentín era por aquella época un sacerdote en Roma y considerando el edicto injusto, se ganó las simpatías  de los romanos celebrando gran número de matrimonios secretos. Como os podréis imaginar, era cuestión de tiempo que cayera a manos del emperador y, martirio mediante, Valentín murió el 14 de febrero del año 270 pasando a la posteridad como San Valentín. Desde entonces, los enamorados celebran ese día.

¿Y porqué no? Con la vida que llevamos hoy en día, en el que la mayoría de las veces vamos con el piloto automático¿tan malo es que haya un día señalado en la agenda para  reflexionar, cuidar y  celebrar el amor? Con esto no quiero decir que haya que comprar regalos, flores o tener gestos grandilocuentes que justifiquen la ausencia de detalles del resto del año.  Tampoco que haya que hacerlo forzosamente el 14  de febrero aunque hay  que reconocer que el que nos den hecho  no está mal. Yo os propongo que aprovechéis para mirar a vuestra pareja, dedicarla un tiempo, agradecerle lo que te da o simplemente tomar conciencia del momento que estáis viviendo. Merece la pena luchar por lo que merece la pena tener!

Qué paséis un buen fin de semana!